Cómo elegir la mejor crema solar

¿Piensas que todas las cremas solares son iguales? ¿Crees que mientras tenga protección 50 ya es suficiente? Tranquilo, no estás solo … Hay mucha gente que piensa así.

La verdad es que hay un mundo muy diverso detrás de este útil ungüento veraniego. Por ello, nos hemos arremangado y embadurnado las manos por y para ti, para llevarte una guía muy sencilla y extremadamente útil a la vez. ¡Vamos!


La llegada del mes de agosto está muy cerca y los que estamos acostumbrados a vivir los veranos en la provincia de Girona, sabemos que es un mes el que las temperaturas suben más que el precio de los piñones. Pero esto no nos frena a la hora de broncearnos.

Para conseguir ese tono dorado y luminoso de manera sana, lo mejor es aliarse con la crema solar perfecta.

¿Sabías que hay diferentes tipos de crema según el filtro de protección?

Filtros solares físicos

Aquellos que contienen óxido de titanio, óxido de zinc, mica, talco o el óxido de hierro. Crean una capa protectora sobre la dermis, protegiendo de la radiación UVA, UVB y infarojos, evitando que lleguen a la piel.

Son filtros naturales y no generan una reacción fotoquímica, por lo tanto son las mejores para las pieles sensibles (reactiva, alérgica o atópica, por ejemplo). Los dermatólogos recomiendan las cremas que contienen estos filtros. Además, son las más aconsejables para bebés de menos 6 meses o niños.

La parte ‘negativa’ de estos filtros es que no son muy estéticos debido a las su textura densa y pesada, suelen dejar la piel más blanquecina y manchan los bañadores / bikinis. Los artículos más ligeros y más ‘estéticos’ de esta gama suelen ser más caros.

Bonus: los filtros solares físicos también son los más recomendables para cicatrices o piel tratadas con láser.

Filtros solares químicos

Este tipo de protectores están compuestos por químicos como la oxibenzona, el octocrileno, el octisalado o avobenzona, entre otros. Son sustancias sintéticas que se activan con la radiación UV, generando una reacción fotoquímica que protege la piel.

Lo mejor de estos filtros es su ligereza y su pulcritud, porque no manchan. Recomendamos aplicar este tipo de cremas, 30 minutos antes de ser expuestos al Sol.

El inconveniente de estos filtros químicos es la propensión a causar irritaciones. No son sustancias nocivas pero, por algunas pieles, pueden resultar ‘invasivas’, generando alergias o irritaciones cutáneas.

Conclusión

Nosotros recomendamos los protectores solares con filtros físicos. Elaborados con sustancias naturales y no reactivas. Al fin y al cabo, lo que es bueno para los niños no puede ser malo para nosotros, ¿verdad?


Comparte este artículo si la has encontrado útil

Deja un comentario